En un momento como el actual en el que el culto al cuerpo cobra más importancia cada día, la obesidad continúa posicionándose como uno de los problemas de salud pública más importante.

La mayoría de las veces la preocupación sobre la obesidad está más relacionada con la imagen estética que tenemos de nuestro cuerpo que con nuestra salud. Nos preocupamos más el exceso de peso en relación a nuestra talla de ropa, que el daño que ese peso excesivo puede estar causando en la salud del día a día.

LA OBESIDAD NO ES PURA CUESTIÓN ESTÉTICA, ES UN ASUNTO DE SALUD

En La Rioja el 52,46% de los adultos tienen problemas con su peso, de los cuales aproximadamente el 15% son obesos, estamos 2,48% por debajo de la media nacional, aunque sigue siendo un dato alarmantes ya que cada año ese porcentaje sigue subiendo y con ello el riesgo a sufrir enfermedades relacionadas con la obesidad. Pero no solo los adultos en La Rioja tenemos problemas con el peso ya que el 27,6% de los niños de  2 a 17 años también tienen problemas con su peso observando que el 8,2% son obesos.

De sobra es conocido que la obesidad es un factor de riesgo en enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos cánceres, entre otras patologías, pero  el daño que ese peso excesivo puede causar en nuestro sistema musculo esquelético es más desconocido por eso haremos hincapié en este aspecto.

Parece lógico pensar que las zonas más afectadas son aquellas que se relacionan con el soporte del peso, zonas lumbares, zonas sacras, caderas, rodillas y tobillos, de hecho existen diversos estudios que establecen una relación directa entre el dolor y la obesidad, de igual manera hacen referencia a una disminución del dolor por pérdida de peso, sobre todo en caso de dolor lumbar y rodillas por sobrecarga.

¿Qué pasa con los tejidos y los huesos?

El exceso de peso hace que las articulaciones tengan una presión adicional, provocando un mayor desgaste articular, llegando a afirmar que las personas con obesidad tienen más riesgo de sufrir artritis y muchas de ellas acabaran necesitando prótesis.

Pero no solo es el exceso de peso el causante del mal estado articular, ya que el tejido adiposo (grasa) libera continuamente proteínas (citocinas) que favorecen la inflamación , la combinación del peso y el tejido adiposo, favorecerá que tejidos como los tendones, puedan dar lugar a tendinitis lo cual provocará, dolor, hinchazón que puede llegar a ser incapacitante.

Lo mismo puede pasar con la bursa, esa bolsa serosa que se encuentra en articulaciones como cadera y hombro, para proteger a los músculos y tendones frente a las protuberancias óseas, la inflamación o bursitis, causa dolor y puede ser también incapacitante.

La musculatura  se ve afectada por el déficit de ejercicio, que traerá como consecuencia un músculo que se va deteriorando, una hipotrofia muscular, acompañada de una baja resistencia y poca flexibilidad. Este estado muscular contribuirá a las lesiones en las articulaciones y alrededor de ellas, acentuando la alteración biomecánica del cuerpo debido al sobrepeso.

Conociendo las consecuencias que ese peso excesivo puede causar en nuestro cuerpo, quizás ha llegado el momento de pensar más en nuestra salud del día a día que preocuparnos de la talla de nuestros pantalones, en el caso de los niños las consecuencias de un sobrepeso pueden ser más graves, le acompañaran en su desarrollo pudiendo causar lesiones más importante en su vida adulta, por ello unos buenos hábitos alimenticios y ejercicio, nos ayudara a prevenir esas lesiones y a conseguir que nuestro cuerpo este sano.